SEMBLANZA

Nosotros

UNIÓN GENERAL DE OBREROS Y CAMPESINOS DE MÉXICO

La Unión General de Obreros y Campesinos de México, (UGOCM), es una central de trabajadores que funge como asociación y organización de lucha social, para ejercer los derechos otorgados por la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos y las Leyes Reglamentarias que de ella emanan.

Ésta se encuentra integrada por ciudadanos mexicanos, como: obreros, campesinos, comuneros, ejidatarios, auténticos pequeños propietarios, indígenas, colonos y pequeños comerciantes que tienen derecho al trabajo de cualquier sector de la economía, como entes individuales o grupos organizados en Sindicatos, Uniones, Asociaciones, Cooperativas, Sociedad de Solidaridad Social, Comités, Organizaciones Locales, Regionales, Estatales o Nacionales, dirigidos por movimientos y corrientes, que sostengan una plataforma de principios y programas que se identifican con los que postula la UGOCM.

Misión

Ser una Organización Social de carácter Nacional que dote a la clase trabajadora del campo y la ciudad, como entes individuales o grupos organizados, de un instrumento de defensa y de lucha para la protección de sus derechos y garantías constitucionales, con la finalidad de mejorar su calidad de vida y elevar su nivel económico.

Visión

Ser la mejor Organización Social con reconocimiento Nacional e Internacional gracias a los logros alcanzados a través del fortalecimiento

 

  • Emancipar a los trabajadores de México, mediante la lucha reivindicatoria hasta alcanzar la plena y verdadera justicia social.
  • Establecer en México un sistema democrático de y para los trabajadores manuales e intelectuales del campo y de la ciudad, ya que son quienes crean e incrementan constantemente la riqueza social de México, la cual, debe repartirse o distribuirse equitativamente para brindarles una vida decorosa y feliz.
  • Luchar y defender las libertades individuales y sociales, la soberanía Nacional e impulsar la vida democrática de México, por la independencia y autodeterminación de la Nación.
  • Combatir las pretensiones colonialistas, neocolonialistas e imperialistas de Naciones poderosas que atentan contra la integridad de nuestra patria en cualquier campo.
  • Buscar la unidad en todos los trabajadores y pueblos del mundo, practicando el internacionalismo proletario para superar toda condición de pobreza.
  • Organizar a los trabajadores de la ciudad y del campo, así, como toda persona moral que sirva para la defensa reivindicatoria y emancipación de los trabajadores mexicanos, sin discriminación alguna.
  • Formar y buscar el permanente y constante mejoramiento, así, como la superación del nivel económico, cultural, intelectual y moral de los trabajadores.
  • Abogar y defender la paz entre hombres y pueblos, para luchar por ampliar y fortalecer los derechos universales del ser humano: la vida, la libertad, la igualdad, la fraternidad y la democracia.
  • Luchar por restaurar, conservar y preservar el medio ambiente, a fin de lograr un equilibrio racional entre la naturaleza y la sociedad, ya que la defensa de la ecología es una tarea eminentemente social, razón por la que deben adoptarse las medidas que permitan prevenir la degradación del medio ambiente y preservar los ecosistemas.

 

Breve Historia

La Unión General de Obreros y Campesinos de México (UGOCM) ha desempeñado desde su nacimiento un papel fundamental en la historia de las agrupaciones obreras en México: a partir de ella se puede observar una nueva actitud con respecto a la manera de organizar al sector obrero y campesino.

La UGOCM es una central clasista que surge en 1949 como una necesidad de la clase trabajadora por contar con un instrumento de defensa y de lucha ante la división y dispersión que presentaba el movimiento sindical de esa época. Diversos sectores obreros (industria y manufactura) se vieron empobrecidos gravemente a causa de la acumulación de capital de la burguesía nacional: fueron restringidos los salarios, suspendido el derecho de huelga y corporativizados los obreros en el PRI.

 

La UGOCM nace como consecuencia del abandono de los principios de la lucha de clases cometido por la Confederación de Trabajadores de México, CTM. Al agrupar la UGOCM a los grandes sindicatos nacionales (petroleros, ferrocarrileros, mineros), a la Confederación Única de Trabajadores (CUT) y a la Alianza de Obreros y Campesinos de México (AOCM), la nueva central obrera se convirtió en la expresión sindical más consolidada, cuyos dirigentes fundadores, lograron articular y establecer principios rectores que orientan la vida de la UGOCM desde su surgimiento y que son:

 

Que la UGOCM surge como instrumento de defensa y de lucha por los intereses económicos y sociales de los obreros y campesinos del país.

  1. Que debe defender el derecho de huelga
  2. Defender la libertad de asociación
  3. Realizar completa la reforma agraria
  4. Defender el régimen democrático emanado de la revolución
  5. Contribuir al desarrollo económico en colaboración con el poder público e industrial, siempre y cuando no sea en menoscabo del derecho de los trabajadores
  6. Luchar por la independencia nacional en el terreno económico y político, contra la intervención imperialista
  7. Luchar por la paz internacional y la colaboración entre los pueblos
  8. Rechazar todo tratado internacional que pudiera lesionar al país

Los postulados de la UGOCM la diferenciaron profundamente de cualquier otra organización, al plantear su independencia política y partidista, la defensa de la libertad de afiliación partidista y religiosa de sus miembros, así como su pronunciamiento por instaurar en la central la democracia interna efectiva.

Sin embargo, el gobierno federal de Miguel Alemán, entendió que la UGOCM era el contrapeso de la CTM y la atacó: destituyendo a dirigentes sindicales que comulgaban con la corriente lombardista; estigmatizando a la central como comunista y enemiga del régimen; y cancelando el registro de la UGOCM como organización obrera nacional.

Por su parte, Fidel Velázquez, Secretario General de la CTM, se alineó a las políticas de gobierno, canceló el principio de lucha de clases, acotó una vez más el derecho de huelga, afilió la CTM al PRI y reformó los estatutos de la CTM, cambiando, incluso, el lema original que dictaba “Por la emancipación de los trabajadores” y lo sustituyó por: “Por la emancipación de México.

La UGOCM, a lo largo de su historia, ha preservado sus principios ideológicos. Su lema es, desde el congreso constituyente de 1949, “Por la emancipación de los trabajadores”. Sus dirigentes nacionales han sido Agustín Guzmán, Jacinto López Moreno, Jesús Orta Guerrero y actualmente su líder es Valentín González Bautista.

No obstante los golpes gubernamentales por desintegrar a la UGOCM (represión, persecución, chantaje), esta central obrero campesina ha sido capaz de luchar desde sus estructuras de base. Ha permanecido como una central cuyos sindicatos y organizaciones que la integran mantienen una fraternidad que permite luchar en unidad y no desde el aislamiento.

Los procesos por los que ha atravesado la UGOCM la han centrado en los sectores más castigados por las políticas públicas, como el sector campesino, donde esta organización ha librado batallas como el reparto agrario, la constitución de cientos de ejidos, y la oposición y defensa ante la contrarreforma agraria que amparaba a los terratenientes. La UGOCM luchó contra los certificados de inefactibilidad agraria y contra la concentración y acumulación de provechos.

La UGOCM dirigió y ejecutó la toma de la tierra en los años sesenta para continuar con el reparto agrario a lo largo y ancho del país, aún cuando sus dirigentes sufrían persecución, encarcelamiento y asesinato, tanto por parte del gobierno, como de pistoleros y guardias blancas de los terratenientes.

La UGOCM se opuso a la Ley de Fomento Agropecuario impulsada durante el gobierno de López Portillo, en virtud de que promovía la asociación de inversionistas con ejidatarios y comuneros, sin reglamentar la protección de los derechos agrarios de estos núcleos de población.

La UGOCM fue de las pocas organizaciones que no aceptaron el fin del reparto agrario y las reformas al Artículo 27 Constitucional impulsadas por Carlos Salinas de Gortari. Esta organización rechazó formar parte del Congreso Agrario Permanente y jamás firmó el finiquito agrario; no cambió la solicitud de los campesinos sin tierra “financiamiento para proyectos productivos” que en la mayoría de los casos, sirvieron para que líderes venales se enriquecieran a costa de las necesidades campesinas.

La UGOCM ha contribuido para que los hombres del campo cuenten con mecanismos de resistencia por la vía de la organización en ejidos, sociedades de producción rural, cooperativas, uniones, frentes, comités, asociaciones, etcétera. Además ha pugnado por el desarrollo agropecuario que coloque en el centro a la agricultura ejidal y comunal, sin olvidar el apoyo que debe brindarse a la pequeña y mediana propiedad en explotación, que se dedique básicamente a satisfacer el mercado nacional, con productos a precios adecuados y de buena calidad, dedicando los excedentes a la exportación.

La UGOCM no pertenece a ningún partido político. Tiene coincidencias ideológicas con el Partido de la Revolución Democrática, sin perder por ello su autonomía e independencia. No recibe subsidio de ningún gobierno, de ningún político. No vende las causas que defiende, ni esta al servicio de ningún patrón o cacique.